TALLA: Entre 38 y 41 cm.
Aunque el Cocker fue y sigue siendo un perro de caza, su principal función en la actualidad es de perro de compañía. Es un perro cariñoso, juguetón y que se adapta perfectamente tanto a la vida en la ciudad como en el campo. Su relación con los niños es buena. Es un perro inteligente, fácil de educar y su pelaje resulta fácil de mantener, aunque requiere cepillados frecuentes y cortarle el pelo con regularidad.

ASPECTO GENERAL Y CARACTERÍSTICAS

Cocker Inglés

Perro de caza alegre y vigoroso, armonioso y compacto. La distancia de la cruz al nacimiento de la cola debe ser aproximadamente igual a la altura a la cruz. El Cocker es alegre por naturaleza; con la cola que menea constantemente es típicamente bullicioso en acción, sobre todo cuando sigue una pista sin temer los matorrales espesos. Su temperamento es tierno; sin embargo, está lleno de vida y de exuberancia.

CABEZA Y CRÁNEO

El hocico es bien cuadrado y el stop, situado a media distancia de la extremidad de la trufa y del occipucio, es bien marcado. El cráneo está desarrollado, netamente dibujado, ni demasiado fino ni demasiado pesado. Los zigomáticos no son prominentes. La nariz es suficientemente ancha para permitir la finura del olfato.
Ojos: Llenan bien las órbitas pero no son saltones; son castaños o castaño oscuros; nunca son claros, pero en los perros de color marrón, marrón roano y marrón y blanco, son avellana oscuro para armonizar con la capa; expresan inteligencia y dulzura, al mismo tiempo que tienen un aire bien despierto, vivo y alegre; los párpados adoptan bien su forma.

Orejas: son en forma de lóbulo, implantadas bajas, a nivel de los ojos; la piel es fina y puede alcanzar la extremidad de la trufa; las orejas llevan hermosos flecos de pelos largos, rectos y sedosos.

Mandíbulas: son fuertes y ofrecen un articulado perfecto, regular y completo en tijera, es decir, los incisivos superiores recubren los inferiores en un contacto estrecho y están implantados al aplomo de las mandíbulas.

CUELLO

De longitud moderada y musculoso, el cuello está elegantemente implantado en los hombros oblicuos y finos. Está exento de papada.
CUARTOS DELANTEROS

Los hombros son oblicuos y finos. Las patas tienen una buena osamenta. Son rectas y suficientemente cortas para dar una potencia concentrada pero no hasta el punto de perjudicar los esfuerzos intensos que se esperan de este magnífico pequeño perro de caza.

CUERPO

Fuerte y compacto. El pecho está bien desarrollado y la región del esternón bien descendida, ni demasiado ancho ni demasiado estrecho en su parte anterior. Las costillas son bien curvadas. La región lumbar es corta y ancha. Presenta una línea superior firme y recta que desciende suavemente hacia la cola, desde el final de la región lumbar hasta el arranque de la cola.
CUARTOS TRASEROS

Anchos, bien redondeados y muy musculosos. Las patas tienen una buena osamenta. La babilla es bien angulada. Las cañas metatarsianas son cortas para dar mucho impulso.

PIES

Los pies son firmes con almohadillas espesas. Son en “pie de gato”.
COLA

La cola está implantada ligeramente por debajo de la línea del dorso. Debe agitarse en acción; se lleva horizontalmente y nunca levantada. Habitualmente es acortada pero nunca demasiado corta hasta el punto de que no sea visible, ni demasiado larga que llegue a dificultar la agitación incesante de la cola cuando el perro trabaja.

MARCHA Y MOVIMIENTO

Marcha franca con mucha impulsión: el perro cubre bien el terreno.
PELO

Plano; de textura sedosa, nunca de “alambre” ni ondulado, no demasiado abundante y nunca rizado. las patas anteriores, el cuerpo y las posteriores por encima de los corvejones están bien provistos de flecos.

COLORES

Variados. En los unicolor, el blanco sólo se admite en el pecho.

PESO Y TAMAÑO

Peso aproximado de 28 a32 libras inglesas (de 12 a 14,5 kg).
Altura a la cruz de unas 15 pulgadas y media en las hembras (de 38 a 39 cm), y entre 15 pulgadas y media y 16 pulgadas en los machos (de 39 a 41 cm).
DEFECTOS

Toda desviación con respecto a lo que precede debe considerarse como un defecto que se penalizará en función de su gravedad.

(Según el estándar nº 5 de la FCI).